0

Coger correctamente el lápiz

El coger el lápiz, para nuestros niños y niñas, tiene un desarrollo progresivo por lo que es normal que los peques no comiencen desde el primer día a cogerlo de manera eficiente.

El uso de herramientas y útiles de escritura (pinturas, rotuladores, ceras….) normalmente comienza en los años preescolares, aunque es necesario que previamente la función manual haya ido desarrollándose a través de un amplio número de actividades variadas: gatear, jugar con arena y otras texturas, plastilina, agarrar, alcanzar, tirar, soltar, aplastar, empujar, rasgar, hacer puzles, construcciones, piezas de distintos tamaños…

En los siguientes enlaces podrás encontrar información sobre las etapas de adquisición de un correcto agarre del lápiz:

http://www.orientacionandujar.es/2016/07/29/coger-bien-lapiz-significa-esperar-etapa-del-desarrollo/

Algunas estrategias para enseñar a sujetar el útil de escritura:

Como enseñar a coger el lápiz correctamente de forma lúdica y divertida

 

http://www.orientacionandujar.es/wp-content/uploads/2016/07/Aprender-a-coger-bien-el-l%C3%A1piz.pdf

 

Como enseñar a coger el lápiz correctamente con pinzas de la ropa

Imagen
0

LA DISGRAFÍA

La disgrafía es un pequeño trastorno de la escritura que afecta a la forma o al contenido, se manifiesta a través de una escritura defectuosa sin que la persona que lo realice presente ningún problema intelectual, neurológico, sensorial, motor, afectivo o social.

Necesidades educativas especiales

En el aula, corregimos los ejercicios de los alumnos y, en determinados casos, observamos la presencia de diferentes rasgos que nos ofrecen una rica información sobre la posible presencia de la llamada disgrafía.

Así, diferenciamos dos tipos diferentes de disgrafía:

  • Motriz, aquella en la que el alumno relaciona las palabras y los objetos pero encuentra dificultad a la hora de escribir las letras que los identifican. Además presenta lentitud, movimientos disociados, signos gráficos indeterminados, un manejo incorrecto del lápiz y una mala postura al escribir.
  • Específica, aquella en la que el alumno encuentra dificultad entre las palabras y las letras que las definen, mostrando una mala percepción de las formas, una desorientación espacial, un trastorno del ritmo, rigidez en la escritura o una grafía suelta, entre otros.

Conocer los rasgos que identifican la disgrafía nos ayudará a diseñar, elegir y poner en práctica diferentes materiales didácticos con los que ofrecer el soporte necesario a nuestros alumnos.

Existen diferentes recursos educativos con las que apoyar a los alumnos y practicar la escritura, aquí tienes una muestra:

  • Las láminas, conjunto de 57 fichas con actividades diferentes para ejercitar la escritura en alumnos de infantil y de primaria.
  • Practicar es la clave, en esta presentación se explican una serie de actividades para trabajar la disgrafía con los alumnos de primaria.
  • Juega con las letras, actividades pensadas para mejorar la grafología, el trazo y la letra.